lunes, 17 de marzo de 2014

UN HOMBRE Y UN DESTINO.


Con Abdel Majid Rais El Fenni, en su Boutique "Antiques"
Tenía que ser a finales de Febrero de este año, y por fin, conocí a Abdel Majid Rais El Fenni, un hombre educado y disciplinado. ¡Encantado de conocerle!. Nada más empezar a hablar de aquel famoso Tánger no tardó en dejar en evidencia a los charlatanes y palabreros, a los que no hacen nada por la ciudad, a los que presumen de boquilla ser tangerinos, a los líderes de los ronquidos, a los que pasan horas y horas delante de un café con leche, sin pegar golpe y viendo pasar el tiempo. Es un hombre que apuesta por lo renovable, llama la atención por su forma de vestir tradicional y elegante. Es un hombre que te habla de todo sin perder el compás, le echa la culpa a los demás y asume sus responsabilidades y encima no se le pasa por la cabeza perder la visión del futuro, la pasión tangerina, la ilusión de volver. Sin quererlo, se me declaró en rebeldía incluso contra sí mismo si algún día se quedara estancado.

Abdel Majid  transmite esperanza y expectación. Se levanta todos los días fiel a su imagen, a su mensaje y a su escarnio. Se niega a renunciar a enfrentarse al mayor lío ,según él; la ignorancia y la incultura. Su irritación nos anuncia la llegada de algo nuevo, me confesó que está en contra del fracaso y la fractura social, me reivindicó la indiferencia y la dejadez de nuestra generación por no situar a Tánger en el lugar que le corresponde, me hizo sentir  su preocupación por las nuevas tendencias nefastas de la juventud. 

Yo me quedo con la copla, con su persona y la labor que despeña en la vida de la ciudad. Su Bazar brilla sobre el resto, parece como una obra de arte recién terminada. Y no es casualidad, cada vez que paso delante me impacta su retrato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Le agradecemos de antemano su aportación.