martes, 23 de septiembre de 2014

AMIGOS PARA SIEMPRE


Mustafa Akalay me contó muchas historias y anécdotas sobre Mohamed Choukri. Se conocían bien uno al otro hasta tal punto que se  han contagiado los dos con la misma mirada, lloraban los dos en silencio pero con fuerza para no borrar los recuerdos. Hasta el día de hoy, Mustafa no tiene el consuelo de haber perdido un gran amigo, solo retiene dolor y nostalgia. Mohamed Choukri  y Mustafa Akalay son como aquellas personas que llegan solas, van tirando de sus propias existencias y se colocan con resignación. Personas acostumbradas a vivir y pensar por la satisfacción de ganarse los amigos y la vida. Personas atormentadas por los coletazos de la vida pero siempre mantienen la coherencia. Personas con la misma lectura, reivindicando a Tánger como patrimonio histórico de todos. Personas con matices, llevando el concepto de la crítica en sus vocabularios. Mohamed Choukri y Mustafa Akalay eran amigos.


Mohamed Choukri y Mustafá Akalay
en el centro “Ángel Ganivet” de Granada en 1997.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Le agradecemos de antemano su aportación.