domingo, 19 de abril de 2015

Exposición "Mémoire de Tanger" de Younes Cheikh Ali

Younes Cheikh Ali en la exposición "Mémoire de Tanger" 
Younes Cheikh Ali, está orgulloso de ser tangerino de pura cepa. Su pasión es coleccionar objetos, rarezas, fotografías, documentos, periódicos, recortes de prensa, pinturas, carteles…Todo relacionado con aquel pasado mágico de su ciudad, Tánger. Younes está entregado en cuerpo y alma a la memoria de Tánger, su objetivo es desarrollar esta pasión por el patrimonio histórico de la ciudad y ponerla al servicio de los tangerinos. Su vida va al ritmo de encuentros, de intercambio de ideas y opiniones y de espacios y actividades culturales. Su objetivo, es hacer de su sueño una realidad, de su sabiduría un viaje en los ecos del pasado y de su amabilidad una admiración de los amantes de Tánger. 
La exposición; “Memoire de Tanger” que se celebra en el Royal Country Golf de Tánger y que coincide con la conmemoración de su centenario, es un recorrido por la historia de Tánger y un relato de los acontecimientos más importantes de la historia de la ciudad desde hace 150 años.
Cabe destacar dos objetos muy curiosos, dos joyas: el chaleco y el tarbush pertenecientes ambos a uno de los personajes más peculiares y misteriosos que han pasado por Tánger, el  Kaïd, General Sir Harry Aubrey De Vere MacLean (1848-1920).



Kaïd, General Sir Harry Aubrey De Vere MacLean (1848-1920)
En el viejo Hotel El Minzah de Tánger, los visitantes del bar se encuentran bajo la atenta mirada del Kaïd Harry MacLean, inmortalizado en un impresionante lienzo que da fe de su pasado exótico en la ciudad. Harry MacLean fue un militar de origen escocés que sirvió al sultán Hassan I como instructor de su ejército y que, como Lawrence de Arabia, se proveyó de atuendos locales para ejercer el mando sobre sus tropas. Convirtiéndose en un Kaïd respetado y temido, aunque no faltó quien le acusara de trabajar para el espionaje británico. El Kaïd Harry MacLean  llegó a Tánger en 1875, como instructor militar al servicio del Sultán, durante más de 25 años y tras una larga carrera y amasar una buena fortuna, se retiró en Tánger. Falleció el 5 de febrero de 1920 y se encuentra enterrado en Tánger en el cementerio de Sant Andrews. Siete meses duró el secuestro del Raisuni al Kaïd Harry MacLean, su liberación costo una cifra prudente, veinticinco mil libras esterlinas (Tres mil euros de la época); más la reconstrucción integral de su derribada y saqueada casa en la población de Zinat y el reconocimiento del gobierno británico. El Raisuni volvía a ser el héroe de Marruecos después de recibir el rescate y cumplir sus exigencias.

Fotos de la exposicion "Mémoire de Tanger": 

Primera bebida hecha en Tánger 1905




En la exposicion "Mémoire de Tanger"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Le agradecemos de antemano su aportación.