jueves, 3 de octubre de 2013

MUSLIM, EL OTRO MARRUECOS.

Me tope, hace tres días, con una entrevista que me dejo perplejo. En un encuentro con la revista mensual "Urbain Tanger" del pasado mes de Mayo de 2013, el polémico Rapero tangerino Muslim se presento mas rebelde que nunca, como un conservador muy cerrado, soñando con un Marruecos sin discotecas y con todas las  mujeres  llevando velo. Muslim afirmo que los gays y las lesbianas son un cáncer para la sociedad y que la libertad sexual y las huelgas deben ser abolidas. Según el, todo debe ser acorde a rajatabla con los mandamientos del Islam.  Y termino, rematando la faena, diciendo que es irremediable la necesidad de guardar la virginidad de las mujeres hasta el altar, lo que se llama en la tradición marroquí “El Charaf”, el honor.

Muslim en la portada de la revista Nº 5 "Urbain Tanger", Mayo de 2013.

Muslim, con su Rap como medio de su subsistencia y con estas declaraciones polémicas, se aferra a una coexistencia difícil de tragar por la mayoría de la juventud marroquí que, hace unos cuantos años, se declaro ambiciosa y con ganas de progresar. Muslim ha dejado los lectores pasmados y desconcertados, así que le cayeron multitud de críticas que apuntan, todo lo contrario, a un Marruecos completamente diferente, y donde  la sociedad quiere salir de un atasco de malestar. Muchos lectores lo han tachado, de bastante duro y triste, de poco inteligente, de "naïf", de contra-cultura, de sumiso e influenciado, de un inoportuno y de no creíble.

Las palabras de Muslim, son duras y sectarias, revelan su pensamiento y probablemente la del otro Marruecos, mientras contrariamente sus canciones manifiestan una protesta y una lucha feroz contra la injusticia social, por la legitimidad, contra el abandono juvenil en los suburbios y contar la pobreza y la desigualdad. La verdad que actualmente hay dos Marruecos que coexisten y que deben hablarse. Una parte de la población, la mayoría, es silenciosa, globalmente conservadora e incluso sumisa, cree que la solución de los problemas se basa en el repliegue de la identidad con connotaciones religiosas, caso de Muslim, y la otra parte cree que la salida esta en la diversidad cultural, en la libertad individual, en los derechos de la mujer y en una sociedad abierta y moderna, caso mío. Paso palabra, Muslim con su Belbala....

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Le agradecemos de antemano su aportación.