lunes, 26 de noviembre de 2018

Le Maroc de Parra (El Marruecos de Parra)


Daniel Parra Lozano es cordobés de nacimiento y es licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Sevilla. Parra va exponer por segunda vez en Tánger, exactamente en Medina Art Gallery, en una de las más prestigiosas galerías de Tánger.

Parra nos mostrara sus paisajes urbanos de Marruecos. Su pintura a pesar de su juventud le ha llevado a ser galardonado con más de 300 premios nacionales e internacionales en varias modalidades de pintura, dibujo, cómic, ilustración, diseño… y a participar en más de 60 exposiciones colectivas e individuales, en Ámsterdam, Breda, Madrid, Dusambé (Tayikistán), Frosinone (Italia)...Y por supuesto en Tánger. Parra representa desde 2015 a las dos prestigiosas marcas Winsor & Newton y Liquitex y es el responsable del Programa Europeo de Formación TFAC para la mitad sur de España, un programa dirigido a facultades de Bellas Artes y escuelas superiores de dibujo y diseño.

Medina Art Gallery le complace organizar esta exposición que estará abierta al público desde el 3 de diciembre de 2018 hasta el 3 de enero de 2019. Y En el marco de la noche de las galerías de Tánger que será la misma tarde/noche de la inauguración, el 3 de diciembre de 2018, el artista Daniel Parra se pondrá a pintar en directo delante del público asistente una de sus obras, será un regalo y un espectáculo para los amantes del arte.

martes, 6 de noviembre de 2018

Faissal Ben Kiran expone en Medina Art Gallery de Tánger


Prologo en francés del profesor y pintor marroquí Saad Ben Cheffaj. Este texto aparece en el catalogo de la exposición del pintor Faissal Ben Kiran que se estrenara en la Medina Art Gallery de Tánger el 9 de noviembre de 2018 y se clausurara el 30 del mismo mes. 

Faissal Ben Kiran (1975) es natural de Tetuán (Marruecos) y actualmente ejerce de profesor de Artes Plásticas en la misma ciudad.

Óleo sobre tela 93x70 cm20

Prologo de Saad Ben Cheffaj: 

"Depuis que Faissal Ben Kiran était mon élève à l`École de Beaux-Arts de Tétouan, j`étais toujours convaincu qu`un artiste d`une immense valeur émergerait de cet apprentissage. Cela a été parfaitement démontré par ses expositions au Maroc et ailleurs. Ses thèmes sont variés, des natures mortes et des portraits, qu›il peint avec une technique admirable et des proportions harmonieuses.

Les œuvres de Faissal exaltent à la fois la beauté comme les œuvres de la Renaissance, qui se manifestent parfois au style de Raphaël. Faissal a les qualités d›un grand artiste comme Albrecht Durer, ses natures mortes ne sont pas seulement des images, mais on les ressent vivantes, avec une âme comme dans celles de Velázquez. Et comme je l›ai toujours dit, l›artiste peint non seulement avec des couleurs, mais aussi avec des connaissances culturelles, des connaissances que nous voyons clairement exploitées dans les œuvres de Ben Kiran. Quand nous les contemplons, nous ne nous trouvons pas seulement devant une simple exposition, mais nous sentons aussi une touche qui s›étend à l›âme, un effet éternel qui l›accompagne toute la vie.

Un grand merci à Faissal Ben Kiran pour nous avoir éblouis par ses belles créations."

"Desde que Faissal Ben Kiran fue mi alumno en la escuela de Bellas Artes de Tetuán, siempre estaba convencido de que surgiría, de aquel aprendizaje, un artista de gran valor. Esto se ha demostrado perfectamente por sus exposiciones en Marruecos y otros lugares. Sus temas son muy variados, naturalezas muertas y retratos, que el pinta con técnicas admirables y proporciones armoniosas.

Las obras de Faissal exaltan tanto por su belleza como las del Renacimiento, a veces se manifiestan con el estilo de Rafael. Faissal tiene cualidades como el gran artista Albrecht Dürer, sus bodegones, naturaleza muerta, parecen como instantáneas, pero las sentimos como vivas y con alma como las obras de Velázquez. Y como siempre he comentado, el artista no solo pinta con colores, pero también con conocimientos culturales, que vemos claramente reflejados en las obras de Ben Kiran. Cuando las contemplamos, no sólo estamos delante de una simple exposición, pero también sentimos un caricia que se tiende sobre nuestras almas como un eterno efecto que nos acompañara toda la vida.

Muchas gracias a Faissal Ben Kiran por hacernos deslumbrar con sus hermosas creaciones."

El Pintor Faissal Ben Kiran y Omar Salhi
propietario de Medina Art Gallery.

sábado, 20 de octubre de 2018

Locos de atar


Hace tiempo que, en Tánger, no se habla de la enfermedad de la locura que azota terriblemente la ciudad. Un asunto triste, horrible y delicado en un país donde gran parte de su población no la considera del todo una enfermedad sino una especie de desgracia, un castigo de dios, o incluso una intromisión de un demonio y a veces hasta considerada un misterio. Siempre me he preguntado: ¿qué sería de esos enfermos mentales antes de toparse con este obstáculo? No quieren que nadie les toque ni siquiera que nadie sienta lo que ellos padecen. Pero están ahí, siguen aquí, se multiplican en un lugar inadecuado, caótico, impreciso y sin sentido. La razón inexpresable, desgraciadamente, es el motivo por el que son tachados y etiquetados como “locos”.

Malvada y peligrosa la situación, ya extendida y desproporcionada. Resulta difícil salir a pasear tranquilo. Hoy me bajo para reflexionar sobre eso. La gente les llama  locos de forma vacilante e inapropiado. Idiotas no son. Seguro que los golpes recibidos son muy significativos. Podrían ser por amor o pérdida de un ser querido, por delirios y alucinaciones o abuso de drogas, pegamento y alcohol o incluso por pérdida de empleo... La suerte que les ha tocado puede ser loca como la del reloj que marca mal la hora, y sin más decimos que se ha vuelto loco, qué tontería, a que sí... La locura es la ausencia de orientación razonable. Nuestra razón sueña, crea monstruos y demonios, fruto del mal y del bien.

Parece ser que esta extensión de la locura está ligada a este cambio vertiginoso y monstruoso que vive actualmente Tánger. Ante una expansión demográfica no controlada, la ciudad se ha convertido en un santuario y un peregrinaje constante de miles de enfermos mentales, toxicómanos y alcohólicos salidos de todas partes. Por las calles deambulan sucios, descalzos, con la mirada perdida, los rostros desfigurados, de mal humor e imprevisibles en sus conductas. Entre ellos abundan menores y unas cuantas mujeres, la mayoría con trastornos muy agudos.

Las alternativas son escasas en Tánger, la ciudad que ya sobrepasa los dos millones de habitantes. Sólo cuenta con un hospital psiquiátrico público con escasa capacidad y limitados medios. Se rechazan a multitud de pacientes cada día porque no hay espacio ni suficientes camas. Las terapias y tratamientos personalizados están ausentes, sólo se administran calmantes. Muchas familias sin recursos, que por no poder cuidar de sus enfermos, se deshacen de ellos abandonándolos en las calles.

No sé a qué se debe este abandono de nuestros hijos y familiares. Tenemos delante un problema, solo nuestro, escandaloso y escabroso y que cada día va en aumento el número de dementes dejados de la mano de Dios .

lunes, 8 de octubre de 2018

Abdelbassit Bendahman. El Pintor Tangerino.

Abdelbassit Bendahman y Abdellatif Bouziane
Tánger 18/07/2016

Este Domingo, 7 de octubre, le vino la muerte al profesor, artista, pintor y decorador Abdelbassit Bendahman, tenía solo 66 años. Nacido en Tánger, en su juventud trabajó como profesor de dibujo en el instituto Iben Alkhatib y al mismo tiempo, decidió asumir una completa dedicación a la pintura. Y así fue, su camino se convirtió en una verdadera procesión de distinciones y méritos.

Sus obras siempre estuvieron marcadas por la calidez de colores, por la belleza femenina y por la minuciosidad de sus facciones. Una genialidad. Un romántico. Fue un hombre despoblado, modesto, nada presuntuoso y cuanto menos escandaloso. Pintaba bellas mujeres en una sociedad absolutamente patriarcal. Las integró a sus sueños suavemente, comprometiendo su vida solo en busca de ideales que pudieran transformar la sociedad marroquí. Era una forma inteligente de llamar la atención de críticos y amantes del arte para apreciar sus reivindicaciones. Su objetivo era buscar una mayor libertad artística, y una solida autonomía personal y que finalmente se plasmó en todas sus pinturas en forma de una elegante rebeldía.

Tánger está de luto por su pintor soñador y realista a la vez. La ciudad debe poner tantas ilusiones y esperanzas en sus pinturas sin renunciar a su memoria y su realidad. La realidad de una pintura entera dedicada a la mujer y a su sitio en nuestras vidas. Ese fue su ideal. 

Descansa en paz amigo.

sábado, 6 de octubre de 2018

Manos y Tierra

Foto: A. Bouziane. Mercado Souani. Tánger. 2014


Todos los jueves y domingos, en multitud de barrios de Tánger, decenas de mujeres (Yebelias) llegan del campo cargadas con sus productos frescos y montan en las aceras sus puestos ambulantes una especie de Top Manta. Un espectáculo. La evolución del hombre no sólo proviene de su fortaleza intelectual sino también de su potencial físico, exactamente de sus manos que son esenciales para nuestro desarrollo y crecimiento. Las manos ejecutan la mayor parte de nuestras tareas y con ellas llegamos a crear y a instruir. Las manos son la parte determinante en las complejas características de la actitud del ser humano, son nuestros receptores y perceptores.


Las manos campesinas, son de las más antiguas trabajadoras de la humanidad, son trabajadoras de la tierra, de las tradiciones, de la historia, del intercambio, del diálogo y de la cultura. Producto de esas manos son los alimentos que llegan diariamente a nuestras mesas. Las manos campesinas, son trabajadoras imprescindibles para nuestra existencia y subsistencia. Las manos campesinas son el sustento, son el esfuerzo, son el brindis, son la riqueza y son nuestro país. Las manos campesinas son las prácticas culturales, son la sabiduría de la relación del hombre con la naturaleza. Las manos campesinas son hinchadas, fuertes y ásperas. Las manos campesinas son la tierra, son un fenómeno, son, para la mayoría de nosotros, un evento y una cita, son el reconocimiento, son la seguridad alimenticia y son la conservación de las tradiciones culturales y rurales de nuestro país.

El éxodo rural a la ciudad y los rumores de la llegada de grandes empresas agrícolas con su pesada maquinaria es y será la amenaza de la posible desaparición de las manos campesinas. Su ausencia alterará nuestras tradiciones, nuestra cultura y nuestra memoria histórica. Debemos preocuparnos por conservar nuestro reconocimiento a la labor de esas manos campesinas, como impulsoras y generadoras de la riqueza agrícola en el país y por elogiar sus esfuerzos por mantener esa mecha encendida de las manos y la tierra.