lunes, 8 de octubre de 2018

Abdelbassit Bendahman. El Pintor Tangerino.

Abdelbassit Bendahman y Abdellatif Bouziane
Tánger 18/07/2016

Este Domingo, 7 de octubre, le vino la muerte al profesor, artista, pintor y decorador Abdelbassit Bendahman, tenía solo 66 años. Nacido en Tánger, en su juventud trabajó como profesor de dibujo en el instituto Iben Alkhatib y al mismo tiempo, decidió asumir una completa dedicación a la pintura. Y así fue, su camino se convirtió en una verdadera procesión de distinciones y méritos.

Sus obras siempre estuvieron marcadas por la calidez de colores, por la belleza femenina y por la minuciosidad de sus facciones. Una genialidad. Un romántico. Fue un hombre despoblado, modesto, nada presuntuoso y cuanto menos escandaloso. Pintaba bellas mujeres en una sociedad absolutamente patriarcal. Las integró a sus sueños suavemente, comprometiendo su vida solo en busca de ideales que pudieran transformar la sociedad marroquí. Era una forma inteligente de llamar la atención de críticos y amantes del arte para apreciar sus reivindicaciones. Su objetivo era buscar una mayor libertad artística, y una solida autonomía personal y que finalmente se plasmó en todas sus pinturas en forma de una elegante rebeldía.

Tánger está de luto por su pintor soñador y realista a la vez. La ciudad debe poner tantas ilusiones y esperanzas en sus pinturas sin renunciar a su memoria y su realidad. La realidad de una pintura entera dedicada a la mujer y a su sitio en nuestras vidas. Ese fue su ideal. 

Descansa en paz amigo.

sábado, 6 de octubre de 2018

Manos y Tierra

Foto: A. Bouziane. Mercado Souani. Tánger. 2014


Todos los jueves y domingos, en multitud de barrios de Tánger, decenas de mujeres (Yebelias) llegan del campo cargadas con sus productos frescos y montan en las aceras sus puestos ambulantes una especie de Top Manta. Un espectáculo. La evolución del hombre no sólo proviene de su fortaleza intelectual sino también de su potencial físico, exactamente de sus manos que son esenciales para nuestro desarrollo y crecimiento. Las manos ejecutan la mayor parte de nuestras tareas y con ellas llegamos a crear y a instruir. Las manos son la parte determinante en las complejas características de la actitud del ser humano, son nuestros receptores y perceptores.


Las manos campesinas, son de las más antiguas trabajadoras de la humanidad, son trabajadoras de la tierra, de las tradiciones, de la historia, del intercambio, del diálogo y de la cultura. Producto de esas manos son los alimentos que llegan diariamente a nuestras mesas. Las manos campesinas, son trabajadoras imprescindibles para nuestra existencia y subsistencia. Las manos campesinas son el sustento, son el esfuerzo, son el brindis, son la riqueza y son nuestro país. Las manos campesinas son las prácticas culturales, son la sabiduría de la relación del hombre con la naturaleza. Las manos campesinas son hinchadas, fuertes y ásperas. Las manos campesinas son la tierra, son un fenómeno, son, para la mayoría de nosotros, un evento y una cita, son el reconocimiento, son la seguridad alimenticia y son la conservación de las tradiciones culturales y rurales de nuestro país.

El éxodo rural a la ciudad y los rumores de la llegada de grandes empresas agrícolas con su pesada maquinaria es y será la amenaza de la posible desaparición de las manos campesinas. Su ausencia alterará nuestras tradiciones, nuestra cultura y nuestra memoria histórica. Debemos preocuparnos por conservar nuestro reconocimiento a la labor de esas manos campesinas, como impulsoras y generadoras de la riqueza agrícola en el país y por elogiar sus esfuerzos por mantener esa mecha encendida de las manos y la tierra.

viernes, 7 de septiembre de 2018

Randy Weston, el pianista afroamericano.

TANJAH. Randy Weston. Editado en 1973.

La semana pasada, exactamente el sábado 1 de septiembre de 2018, a la edad de 92 años, falleció el pianista Randy Weston en su barrio natal Brooklyn en Nueva York. 

Randy Weston fue pianista y compositor. Siempre se ha considerado como un africano que nació accidentalmente en América y como un hijo del colonialismo y la esclavitud. Por eso durante toda su carrera musical se empeño en aprender sobre las músicas de los grandes pueblos africanos. Soñaba con ese niño africano que llevaba dentro.

Él era un músico explorador, adelantado y moderno. Llevaba siempre en su corazón una música arraigada en su herencia africana. Fue considerado por sus colegas como el maestro de la música afroamericana. Fue un excelente pianista, uno de los grandes jazzistas del siglo XX, impulsó, como pocos, la importancia de las tradiciones africanas en el Jazz. En 2001 Randy Weston fue nombrado maestro por la “National Endowment for the Arts (NEA)”. En 1968 se instalo en Marruecos, donde fundo un centro cultural llamado “African Rhythms Club” en Tánger, impulsando la relación entre todas las ramificaciones de la música negra con su herencia africana y en 1972 organizo el primer festival de jazz en Tánger, llamado ahora “Tanjazz”.

En memoria a Randy Weston recomiendo de escuchar algunas de sus obras maestras como "The Splendid Master Gnawa Musicians Of Morocco", "The Spirits Of Our Ancestors", "Portraits" y "Volcano Blues".

martes, 21 de agosto de 2018

ÁRABES O BEREBERES

Estatua de Táriq Ibn Ziyad. Marina Smir. Tetouan. Febrero 2014.
Foto Abdellatif Bouziane.

A diferencia de otros países africanos, Marruecos ha estado habitado desde tiempos remotos por los bereberes, o Imazighienes ("Hombres de la tierra" o “Hombres libres”). Se consideran como una de las primeras poblaciones del continente africano, se instalaron hace miles de años y llegaron a controlar casi todo el territorio comprendido entre la costa atlántica marroquí hasta el Oasis de Siwa en Egipto y desde la costa del mar Mediterráneo, hasta el Sahel, al sur de los países del Norte de África. Los bereberes, divididos en clanes y tribus, siempre han guardado celosamente su independencia, su libertad y su autonomía. Precisamente estas características les han ayudado a conservar una de las culturas más fascinantes del continente. Cabe destacar que las primeras referencias de su origen se pueden remontar al año 3.000 a.C, hay documentos egipcios, griegos y romanos que lo prueban.

Habitualmente la gente no sabe diferenciar entre árabes y bereberes, entre sus inclinaciones religiosas o sus origines y los meten a todos en el mismo saco. Los bereberes son los únicos y los auténticos nativos del Norte de África y no se sabe con exactitud su procedencia. Es la raza más antigua y numerosa del norte de África. Poseen sus culturas y sus dialectos propios, que nada tienen que ver con los de los árabes. En la actualidad, los bereberes representan un 1% de la población de Túnez, un 30% de la de Argelia y un 40% de la población de Marruecos.

Algunos historiadores clasificaron las razas y usaron motivos lingüísticos y no religiosos dividiendo la humanidad en tres troncos raciales, los arios (indoeuropeos: término que se refiere a pueblos que hablan un conjunto de lenguas con rasgos comunes desde la India hasta Europa), los semitas (árabes descendientes de Sem, hijo de Noé) y los camitas (bereberes descendientes de Cam el otro hijo de Noé). En Marruecos, muchos bereberes están mezclados con los árabes, de forma que resulta difícil distinguir unos de otros. Sin embargo, existen numerosas zonas donde los bereberes viven aislados en comunidades más o menos puras, en las cuales conservan tradiciones de gran valor etnológico.

Hesíodo (700 a.C.) poeta y considerado el primer filósofo griego defendía que los bereberes eran hijos de la diosa de la noche, por su piel oscura. Platón (427 a.C.) estaba convencido de que eran los mismísimos atlantes (pilares o columnas) y que eran los hombres más bellos del planeta. San Agustín (400 d.C.) teólogo cristiano creía que el origen de los mismos se encontraba en el pueblo caneo originario de una mezcla de palestinos con fenicios. Mientras que el sabio Ibn Jaldún (1350 d.C.) situaba el origen en el pueblo palestino, huido a occidente tras la batalla contra el rey David.

Los primeros bereberes de Marruecos se mantuvieron inalterables ante las invasiones de los colonos fenicios, cartaginenses e incluso los romanos no consiguieron alterar su modo de vida. Finalmente se vieron obligados a huir, a convertirse en nómadas y desplazarse al sur del país. Fue cuando iniciaron un gran recorrido por la geografía africana intentando escapar de los brutales ataques de los invasores. Lo que les convirtió en nómadas con un conocimiento perfecto del desierto, por su difícil climatología. Este atributo ha hecho que los bereberes sean excelentes viajeros y comerciantes. Actualmente, y curiosamente, el dialecto bereber del sur difiere totalmente al del bereber rifeño del norte de Marruecos.

El Islam irrumpió en la escena mundial en el siglo VII, cuando los ejércitos árabes cruzaron su frontera. Conquistaron rápidamente Egipto y llegaron a controlar todo el norte de África hacia principios del siglo VIII y más tarde parte de Europa. Los bereberes se convirtieron al islam rápidamente sin resistencia y de una forma masiva. Aunque la manera como lo hicieron es muy discutible, debido a la naturaleza y el carácter bélico atrevido y enérgico de los bereberes demostrado anteriormente contra los invasores. Pocos años después, un explorador fue mandado para sondear la parte sur de la Península ibérica, se llamaba Tarif ben Malek natural del Rif. El nombre de Tarifa se atribuye a él. Y más tarde un fortuito Táriq Ibn Ziyad (Gibraltar (Jabal Táriq) lleva su nombre)  acompañado de 12000 bereberes y sólo 500 árabes, o sea una presencia de bereberes considerable, empezó la conquista europea. La invasión y dominación musulmana de España fue perpetrada, principalmente, por bereberes dirigidos por árabes.

Los rifeños son los bereberes habitantes del Rif. El Rif es la región o exactamente la cordillera que se extiende a lo largo de la costa mediterránea  desde la ciudad de Tánger (Marruecos) hasta la frontera con Argelia. Los rifeños con un dialecto propio, difieren al resto de los bereberes del sur de Marruecos. Se dice que son originarios de los barbaros nórdicos y eso se refleja mucho en su elevado porcentaje de población rubia y piel blanca así como en los matices de su dialecto.

El bereber del Rif , siempre se ha relacionado con la vida rural, campesina y montañosa, pero su significado real en la lengua árabe y en su propio  dialecto, es lo contrario, se trata de un lugar llano cerca del agua. Cabe destacar que las primeras referencias sobre este término en las fuentes árabes del siglo XII apuntan que en la Edad Media los rifeños tuvieron importantes ciudades y centros urbanos cerca de Ceuta. A finales del siglo XIX se introdujeron los comerciantes europeos en el territorio marroquí. Con ello se abrió una nueva y larga etapa de renovaciones coloniales. Surgió entonces el interés de Francia, España y Alemania por invadirlo debido a su situación estratégica y a su riqueza en recursos naturales y por supuesto por su debilidad política. En la Conferencia Internacional de Algeciras en 1912 se firmaron los acuerdos de que España y Francia ejercieran un protectorado en Marruecos. España mantuvo un pequeño protectorado norteño y otro en el Sahara occidental. Tánger tuvo suerte y fue declarada territorio internacional.

Durante este período de ocupación se respetaron todo tipo de culturas; árabe, judía, bereber. Incluso los colonos potenciaron y financiaron todo tipo de sectas religiosas y santuarios. Eso les permitió distraer y dejar la población enfrentada entre sí con multitud de problemas religiosos y sectarios. Eran los principios básicos del colonialismo imperialista y capitalista. El sultán permaneció, pero apenas como una figura simbólica. Este dominio llevo mucha gente a creer en la manipulación y empezó la lucha en las montañas del Rif, encabezada por el sabio y guerrero bereber Abdel Krim, contra las fuerzas de ocupación española. Que, finalmente y después de una brutal y feroz resistencia, acabó con la rendición de Abdel Krim y sus fieles en 1926 pidiendo el exilio en Egipto. Durante la Segunda Guerra Mundial las fuerzas aliadas utilizaron el país como base desde la cual los aliados combatieron a los alemanes desde del norte de África. Incluso se utilizaron indígenas inexpertos, entre ellos muchos bereberes, enviándolos a primeras líneas de fuego.

En las últimas décadas se produjeron varias manifestaciones y muchas protestas de diferentes movimientos sociales bereberes, también de partidos políticos bereberes, revindicando su lengua y obligando a los sistemas educativos gubernamentales de Marruecos y Argelia a crear organismos para la investigación y difusión de sus culturas. 

domingo, 22 de julio de 2018

Amor, humor y dolor.


En las actuaciones de Muslim, hay momentos mágicos, repletos de talento, buenas melodías y de letras bien curradas. Sin duda, Muslim es el icono e artífice del pelotazo de salida y presencia de la música Hip Hop y Rap en Tánger. Su verdadero nombre es Mohamed El Hadi Mzouri, nació en Tánger en 1981, en un barrio muy popular y humilde “Jmaa”. Que fue también mi barrio natal.

Aquí en Marruecos, ese estilo de Música es un deporte de alto riesgo. Los mensajes hay que medirlos milimétricamente. Es un género, como todos sabemos, revolucionario, agitador y provocador. Las letras de Muslim hablan por sí solas, de las injusticias sociales, de las penurias que pasan los pobres, de la indigencia y de la corrupción. Los de arriba se molestan. Sus palabras tienen uñas y dientes. Tienen la sátira burlesca que ha sido siempre el arma de la clase media y de las masas. El poder teme una bufa del pueblo más que una troika. Muslim se declara no auto-censurable. Yo, no me lo creo. Sus letras están tratadas y cuidadas con miedo y astucia sobre todo para algunos temas a los que no se puede ni hablar ni reír ni bromear. Es el miedo a quedarse solo, el miedo que tenemos todos. A él no lo conozco de nada, pero sé que tiene valentía y talento para provocar algo especial en nosotros. Tiene la capacidad de conmover y de emocionar. Sus letras están llenas de amor, humor y dolor como la vida misma o para un guión, una novela, una poesía o una caricatura. El, intenta consolarnos y trata de estirarnos los labios y las orejas con una agudeza repleta de ternura, burlas y frustraciones. Sus letras están llenas de sentimientos, ironía y desgracias. Amor de madre, de su país y de su lengua. La miseria de las madres solteras y las deficiencias del sistema educativo y sanitario. Los problemas del pegamento, la delincuencia, el terrorismo y el radicalismo.

Muslim se ha lanzado al estrellato en todo Marruecos, en los países árabes y en algunos países europeos, con presencia destacable de inmigrantes, reivindicando un cambio profundo y contundente en las clases más desfavorecidas. El Rap se ha colado en Marruecos con una rapidez endiablada sin posibilidad de reacción por parte de las autoridades. La canción protesta es el género que mejor canaliza la indignación, la crítica y la reivindicación de jóvenes desilusionados con lo que les rodea. Todo ese amor y humor esconde un sentimiento inteligente de tristeza y angustia. Muslim se atreve a decir sin tapujos lo que otros callan. O por lo menos, lo intenta.