lunes, 2 de noviembre de 2015

Belyounech y su extraño puerto.

Cartel anunciando la colaboración del pueblo americano con
Belyounech a través de MCC. Foto. A. Bouziane. Agosto 2015.
En 2007, MCC “Millennium Challenge Corporation” (gobierno USA) y el Gobierno de Marruecos firman un proyecto de  colaboración y desarrollo con el objetivo de reducir la pobreza y la mala situación económica del país alauita. La economía marroquí entonces, había sufrido en los últimos 30 años una relativa estabilidad macroeconómica, de crecimiento lento y de alta tasa de desempleo. El gobierno marroquí trato de estimular el auge económico mediante la aprobación de varias inversiones extranjeras en grandes sectores potenciales que tenían ventajas competitivas, y con los que confiaba poder crear empleo, pero fue insuficiente. El MCC venía con este proyecto ambicioso con el objetivo de intentar salvar esta situación, de incrementar la productividad y de mejorar el empleo en sectores de alto crecimiento; como la productividad de árboles frutales, la pesca y la artesanía. Todo se basaba en crear pequeñas empresas en estos sectores.
MCC y Marruecos firmaron un contrato de cinco años por un importe inicial de inversión de 697.500.000  $. Esta cantidad era para invertir en cinco áreas del proyecto, basado en la propia estrategia de crecimiento nacional de Marruecos. Esta estrategia, fue diseñada para modernizar los sectores industriales y zonas de destino en el que el país tenía ventajas competitivas, como la productividad de árboles frutales, la pesca en pequeña escala, formación artesanal y rehabilitación del mercado urbano, servicios financieros y apoyo a las empresas.

Belyounech, un pueblecito costero que pertenece a la provincia de Tánger-Tetuán, fue uno de los beneficiarios. Un pueblo costero del mediterráneo vigilado por el monte Musa, o más conocido como la Montaña de la Mujer Muerta. Está ubicado al oeste de Ceuta, lo separan solo unas vallas metálicas, se puede ir de un sitio a otro nadando. En frente la famosa isla del perejil conocida con el nombre de Laila. Una situación extraña y estratégica a la vez. Sus caletas son extraordinarias, todavía vírgenes.

Hablé con varios pescadores en la playa, cerca de sus barcos, y me comentaron que el Puerto fue construido y financiado por Estados Unidos. No saben cuál fue el motivo de esta ayuda, ni tampoco quieren hablar mucho de ello, seguro por miedo y ignorancia. Piensan que es algo de arriba y que es mejor no indagar mucho. En la actualidad sólo funciona la cafetería y un pequeño cuarto lamentable y de pequeñas dimensiones hecho para guardar sus materiales de pesca. Para ellos el abandono es lamentable. Para ellos, la pesca es nula y hace más de 6 años que carece de alguna actividad que no sea o bien contrabando, drogas o bien tráfico ilegal de personas.
Belyounech. Foto A. Bouziane. Agoasto 2015.
El monte Musa. Foto A. Bouziane. Agosto 2015.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Le agradecemos de antemano su aportación.