sábado, 8 de marzo de 2014

¡ESTO ES TANGERWOOD!

La Medina de Tánger, febrero de 2014.
Es la versión original de un guión de una historia real. La producción inexplicablemente corre a cargo de los propios actores, haciendo un favor flagrante a sus majestades sentados en sus tronos sin mover un meñique. Los figurantes y todos los extras de la metrópoli aseguran que el escenario de la obra es creíble, lo viven y se presentan en directo. No se trata de una incursión en el mundo de la ficción, si no tan real, hasta tal punto que cada afición se pone la camiseta de su equipo. Pantallas de plasma por todas partes, partidos repetidos en diferido, “Hay gente pa tó”, el espectáculo está servido. Entonces cuando los intérpretes salen al escenario, entregados e indiferentes de lo que les rodea, les importa un bledo que la miseria y la pobreza a veces les destiñe el color de sus banderas. Salen a buscar la victoria, la vida en colores, el Tiki Taka, los goles de la alegría... Son demasiados y al paso que vamos, el Tangerwood será tan universal  que pronto acudirán los banqueros para hacer el agosto tan a gusto y el gasto seguirá a cargo de las hinchadas. Para ellos lo que prima es la fe, la devoción hipotecada en sus colores y la muerte con las botas puestas. Eso se llama sacrificio, casi todos exteriorizados como voluntarios de ONGES, millonarios y pobres. Esos actores están convencidos que tienen  un papel de por vida, y así podrán olvidar las penas y disfrutar más, repitiendo como loros las plegarias de sus respectivos dioses.
La Medina de Tánger, febrero de 2014.
Un Bazar cualquiera de la Medina
de Tánger, febrero de 2014.
Esto es una autocrítica, que extrañamente me hace confiar en ellos como actores que son, niños, jóvenes, adultos y mayores todos me parecen coherentes. No hay alternativa, amigo. Bueno, sí, sí la hay...La alternativa somos todos, aquí no se salva ni dios, hay que tragar todo el rollo porque el patrocinador es él quien maneja "tó el cotarro", da igual colocarte o no en frente de la pantalla, ¡ya sabes, la ley de la selva! las parabólicas, la televisión digital, los derechos de imagen, ¡la madre que la pario!: la publicidad… Al final “tó quisqui” tiene que pasar por el aro por activa o por pasiva, mientras  los reyes del mambo seguirán teniendo la gallina de los huevos de oro.
   La peña del Real Madrid en Tánger ubicada en el Restaurante 
        La Casa De Italia. Foto realizada en febrero de 2014.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Le agradecemos de antemano su aportación.